Mis cejas y yo, yo y mis cejas…una historia de incomprensión y falta de comunicación por ambas partes. Nuestra dramática historia de “Odio-Odio” comenzó desde muy temprana edad, naciendo con unas cejas rebeldes y pobladas, pero no de forma uniforme para más inri, sino a lo loco…

Hasta la adolescencia, si os soy sincera, me dieron exactamente igual como estaban, que forma tenía o si habían quedado con los amigos para tomar cañas después del curro. Hasta ahí todo bien, era una relación de deliciosa indiferencia, el problema empezó cuando la amiga de turno comenzó a comerme la cabeza para que hiciera algo con ellas, y su insistencia fue tal que tuve que decidir si enviarla a una Isla desierta sin billete de vuelta o depilarme las cejas…así que escogí no escucharla más y hacerme yo misma las cejas, un auténtico gesto de valor y valentía por mi parte si tenemos en cuenta que en la década de los 90 no había youtube con vídeos tutoriales.

Os podéis imaginar el desarreglado que me monté yo solita sin la ayuda de nadie…una ceja más larga que la otra, totalmente irregulares…no voy recordarlo más porque paso de tener pesadillas esta noche, que últimamente tengo sueños muy raros. Pero si pensáis que eso fue el mayor bache en nuestra relación sentimental “Mujer-Ceja”, os equivocáis, la crisis Number One fue cuando el día antes a mi graduación en la Universidad(si es que lo mío es de coña…)decido depilarme las cejas a muerte y utilizar por primera vez cera, en vez de pinzas(¿por qué me creí esteticista en ese momento?)…para que os hagáis idea del estropicio que me hice, imaginaos unas cejas finas cual patitas de araña(eso es a lo que recordaban en sentido literal)con un estilo muy ochentero…Desde esa súper bronca, mis cejas nunca fueron las mismas, se quedaron finas, aunque salió más pelo eran finas y  con un crecimiento anárquico…

Desde entonces he intentado que mis cejas crecieran, que tuvieran una forma más bonita yendo a miles de sitios, pero nunca con resultados. Así que me rendí hasta hace dos semanas, que fue cuando contacto conmigo una antigua amiga y compañera del colegio, Marta García de Vitoria. Resulta, que Marta trabaja en la actualidad como responsable de comunicación  en el centro de Estética de la Mirada de Ángela Gómez, un salón centrado en la mirada y en su belleza, y quería que conociera el espacio, a Ángela, la propietaria y al resto de su equipo. Por supuesto le dije a Marta que sí!

Unos días después ya estaba en Estética de la Mirada, un precioso salón decorado con aires parisinos, con preciosos colores pastel, situado en el Retiro, exactamente en  la calle Pío Baroja 1. La bienvenida no pudo ser mejor y más cálida, nada más llegar me recibió Marta con un fuerte abrazo, y me presentó a Ángela, “la maga de las cejas” y propietaria del salón, y a Almudena, una crack en estética y diseño de cejas. Fueron tan monas que organizaron una merienda muy cuqui, donde me sentí súper a gusto, como si estuviera en familia. Entre cookies, macarons y té, me contaron como comenzaron, como se habían conocido entre ellas, que tratamientos hacían, que tipo de clientas acudían al salón, las marcas que utilizaban…y es que yo soy muy cotilla, y por preguntar que no se diga!

Antes de montar su propio centro de belleza, Ángela Gómez comenzó trabajando muy jovencita en el mundo de la estética(solo tiene 31 añitos) en la peluquería de Luís Ibarra, donde aprendió todos los secretos del buen manejo de las tijeras. Ese conocimiento adquirido durante años lo extrapolo al campo de las cejas y lo amplío con una formación en microblading en Bélgica, ya que en España ni se había empezado a oír hablar de esta técnica. A su regreso, estuvo trabajando en distintos salones, hasta que decidió, hace tres años, abrir su propio salón de belleza centrado en la mirada a la vez que lo compagina con los cursos que imparte.

Os podréis hacer una idea de la carga de trabajo de Ángela y de la necesidad de contratar a una persona que la ayudara en el salón, una persona que fuera complementaria a ella, y así fue como llego Almudena Velázquez, la mano derecha de Ángela. Se conocieron en un salón donde trabajaba Ángela, y hubo química al momento. Poco tiempo después, Almudena fue a visitar a Ángela para que le hiciera el microblading a las cejas de su madre, y fue ahí cuando Ángela le propuso trabajar con ella.

Y como Ángela seguía desbordada con el tema de comunicación y redes sociales, y le gusta contratar a gente cercana a ella, apareció Marta, una antigua compañera de Ángela de Crossfit. Marta García de Vitoria estuvo durante años  trabajando en el departamento de marketing y comunicación de la petrolera Cepsa y quería cambiar de aires, quería encontrar un trabajo más bonito y que fuera más cercano, más humano. Al poco tiempo de tener esta idea en la cabeza, Marta se volvió a encontrar con Ángela, y ella le propuso unirse al equipo. Obviamente, Marta dijo sí 🙂

El equipo de Estética de la Mirada se define como un centro especializado en la belleza de la mirada y cuidado de la piel con tres pilares básicos que conforman su filosofía: La búsqueda de la naturalidad, un servicio y un trato excelente y el uso de productos, técnicas y aparatología de última generación.

Su punto fuerte es el Rediseño de la mirada. Este proceso, y lo llamo así porque es como “un proyecto de cejas”, se basa en dos fases; una inicial donde Ángela o Almudena hacen un diseño a lápiz de las cejas y las depilan, y a las tres semanas, que sería la segunda fase, se hace el mantenimiento de las cejas, sin coste alguno. Por eso, no es de extrañar que las clientas de cejas sean tan fieles.

Este rediseño de la mirada puede hacerse con o sin microblading. La técnica del microblading está especialmente pensada y desarrollada para cejas con alopecia universal, pacientes con cáncer, de hecho, son los propios médicos de oncología, los que recomiendas tratarse con Ángela Gómez ,y para cejas con pequeñas calva.

Este proceso consiste en el rediseño de cejas pelo a pelo mediante el uso de un lápiz/cuchilla y aguja especial que deposita pigmento en la epidermis. Se van dibujando trazos individuales, que uno a uno, logran crear un efecto 3D. Las agujas se deslizan con una presión suave y causa un corte fino que apenas se distingue del pelo real. Los trazos que se logran son muy nítidos y sin derrame de pigmento.

El pigmento se deposita en la epidermis, al contrario del tatuaje y la micropigmentación que profundiza hasta la dermis, por lo que los resultados son mucho más naturales al tratarse de una técnica más superficial.

La cicatrización es rápida e indolora, y los resultados se obtienen nada más terminar el proceso. Es habitual que el pigmento sufra una bajada del color al cabo de los 3-4 días.

Antes de proceder a realizar a cualquier clienta la técnica de microblading, es importante seguir un protocolo de seguridad: La paciente va por primera vez al centro para una valoración, diseño de cejas personalizado a lápiz y prueba de alergia. Transcurrida una semana sin reacción alérgica, la paciente vuelve al salón para realizarse la primera sesión, de una hora de duración aproximada.

Concluida la sesión, la paciente puede hacer vida normal, pero se recomienda no maquillar la zona, no exponerse al sol y aplicar una pomada antibiótica durante siete días, mañana y noche.

La paciente debe volver al salón al cabo de un mes para proceder al repaso del primer pigmento, corrección del color y forma. Este mismo proceso se repite a los cuatro y los seis meses.

En cuanto a la duración del microblading, suele dura un año, año y medio, pero se amplía hasta los dos años y medio al tener en cuenta los repasos y mantenimientos que se hacen en los primeros seis meses.

Pero Estética de la Mirada no solo es el cuidado y la belleza de las cejas, Estética de la Mirada también es sinónimo de calidad y excelencia en cuanto a tratamientos de cabina, donde cabe destacar el maquillaje semipermanente de labios, el maquillaje semipermanente del contorno de ojos efecto eyeliner, lifting de pestañas, radiofrecuencia indiba, depilación eléctrica, depilación láser, y los tratamientos faciales de Massada, una terapia totalmente natural, y La Cápsula del Tiempo BDR, un súper mega tratamiento para la piel, del que doy Fe, qué pasada!!

El tratamiento BDR está a medio camino entre la estética y la medicina estética, y se presenta como una solución  a las arrugas e imperfecciones de la piel con resultados inmediatos, que combina lo último en dermacéutica y tecnología de precisión alemana. El complemento perfecto para los tratamientos de medicina estética.

El procedimiento en cabina fue una pasada y muy placentero. Ángela comenzó con una limpieza profunda de la piel usando productos dermacéuticos para eliminar los posibles residuos de mi piel. A continuación, me realizó una segunda exfoliación(química y mecánica)para romper el adhesivo que sostiene las células muertas más resistentes. Así afina la capa de piel exterior para aumentar la estimulación y la apertura de 200.000 microcanales. Perforaciones microscópicas, completamente indoloras, permitiendo alcanzar las capas más profundas de la piel, rellenando y eliminando cada arruga con principios activos y ácido hialurónico. Por último, Ángela me puso una máscara tratante con efecto oclusivo para sellar y reforzar las acciones previas, y a continuación me aplicó una emulsión final para aislar la piel de amenazas exteriores.

El resultado fue espectacular desde el primer momento que salí de cabina, debe ser por eso, por lo que las clientas que se someten a este tratamiento terminar por eliminar el maquillaje de sus vidas.

Mi piel está luminosa, radiante y más gruesa, como más gordita. El tratamiento completo de BDR suelen ser unas cinco o seis sesiones a lo largo de unos dos meses. El espacio entre una cita y otra lo determina el nivel de los ácidos que se utilizan, los cuales van subiendo gradualmente.

Como podéis comprobar, Estética de la Mirada es un centro pionero centrado en la belleza y el cuidado de la mirada, el salón perfecto para someterse a la técnica de microblading, si lo que quieres conseguir es un efecto totalmente natural y favorecedor. Por eso, no he dudado ni un momento en ponerme en las manos de Ángela y de su equipo para dar una nueva oportunidad a mi cejas, y este ha sido el resultado tras someterme a una sesión de microblading. En un mes me toca el repaso. Juzgar vosotras mismas el talento de Ángela Gómez 🙂

ANTES

DESPUÉS

¡ESTOY FELIZ CON MI NUEVA MIRADA!

 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Aviso de cookies